Volver al blog

Fight Fair: 5 formas saludables de manejar los conflictos en las relaciones

Lucha justa: 5 formas saludables de manejar los conflictos en las relaciones Imagen
Escrito por Sara McEvoy
Compartir este artículo

Así que existe este pernicioso mito sobre las relaciones. ¿Lo has oído?

"Las parejas felices no pelean".

Incluso si sabes, intelectualmente, que esto no es cierto, este mito puede afianzarse en nuestras mentes. Después de todo, pelear con nuestra pareja se siente… bleagh. Seguro que hay algo Mal cuando lo hacemos, ¿verdad?

La verdad es que el conflicto es una parte normal e inevitable de cualquier relación saludable. Pero si bien el conflicto no es necesariamente destructivo, la forma en que lo maneja puede serlo. Consulte estos cinco consejos basados ​​en investigaciones sobre cómo manejar y resolver las discusiones en su relación de una manera que realmente pueda fortalecer, en lugar de dañar, su vínculo.

# 1 Conéctate al COR del problema

Para nuestros propósitos, nos referimos a Cooperativo, Abierto y Respetuoso. Antes de plantear un asunto acalorado con tu pareja (o incluso después de que te encuentres en medio de una discusión), haz una pausa y recuerda traer estas tres cualidades a la conversación:

Cooperativa: Suponga que usted y su pareja se enfrentan a un desafío juntos y trabajan hacia un objetivo común. Ver los argumentos a través de una lente de cooperación conduce a una mejor comunicación y resolución de conflictos.

Abierto: Para una resolución de conflictos saludable, no se centre en "tener la razón" sino en "ser escuchado". Sea honesto acerca de sus sentimientos sobre el tema y concéntrese en comunicar estos sentimientos en lugar de señalar fallas en el punto de vista de su pareja. Exprese su lenguaje en frases en primera persona para evitar jugar al juego de la culpa.

Respetuoso: Respete que el punto de vista de su pareja esté vinculado a sus sentimientos, valores y necesidades. No vincule su desacuerdo sobre el tema en cuestión con problemas más importantes que considere fallas en su pareja o relación. Los insultos y los gritos son estrictamente prohibidos.

# 2 Tómate un descanso, no escales

Si está luchando por adherirse a esos valores COR, aléjese para un período de enfriamiento. Según el reconocido investigador de relaciones y psicólogo Dr. John Gottman, es inteligente tomar un descanso de 20 minutos antes de ingresar o reanudar un conversación desafiante con tu pareja. Presionar el botón de pausa les da a usted y a su pareja la oportunidad de enfriar sus emociones fuertes y luego regresar a la conversación en un estado mental más tranquilo.

Esto puede ser más difícil de hacer de lo que parece, especialmente si es nuevo en la práctica. Es muy tentador meterse directamente en un problema, especialmente cuando sus emociones son altas. Pero vale la pena el esfuerzo de este tipo de autocontrol y puede ser útil en prácticamente cualquier relación de tu vida.

¿En cuanto a lo que haces realmente durante ese descanso de 20 minutos? Da un paseo rápido, lee algunas páginas de un buen libro o simplemente haz algo para distraerte, para no pasar todo el tiempo rumiando por qué escribes y tu pareja está muy equivocada. Sugerencia: no tome esa copa de vino hasta que usted y su novio hayan superado el conflicto, ya que el alcohol puede hacer que se sienta más argumentativo y agresivo.

# 3 Empiece de forma inteligente

El Dr. Gottman y su equipo de investigadores encontraron en un estudio de 6 años que en realidad podían predecir qué parejas de recién casados ​​terminarían divorciándose con solo observar los primeros tres minutos de una discusión de conflictos. ¿Su conclusión final? La forma en que comienza una conversación predecirá en gran medida cómo terminará la conversación.

Con esto en mente, tenga en cuenta cómo aborda un tema desafiante con su pareja. Utilizar el concepto COR puede ayudar, al igual que ejercitar sus habilidades de escucha activa. Haga contacto visual, use un lenguaje corporal no amenazante, no interrumpa y haga preguntas aclaratorias.

También debe memorizar algunas frases para reducir la escalada para que esté prepared reparar y redirigir según sea necesario durante la conversación. Considere estas frases inspiradas por el investigador, autor y orador Brené Brown:

"La historia que me estoy contando sobre esto es ..."

"Déjame intentar de nuevo…"

"Ayúdame a entender…"

"Esa no es mi experiencia ..."

"Tengo curiosidad por ..."

"Me pregunto…"

Y siempre comience por respirar profundamente unas cuantas veces. Las respiraciones profundas y completas activan el sistema nervioso parasimpático (lo opuesto al sistema nervioso simpático que regula la respuesta de "lucha o huida" inducida por el estrés) y puede ayudarlo a mantenerse fresco, calmado y recogida.

# 4 Conoce tu contexto

Hay al menos dos contextos a considerar con respecto al conflicto de relación que lo ayudarán a determinar cómo manejarlo de manera más efectiva y regularse bien durante la discusión.

El tipo de relación que tienes: El Dr. Gottman y otros investigadores de relaciones han identificado al menos 3 tipos principales de relaciones, cada uno de los cuales tiende a abordar el conflicto de manera diferente: validación, volátil y Evita conflictos. Conocer el tipo de relación que tiene puede ayudarlo a equilibrar sus expectativas. Si es necesario, también puede inspirarlo a buscar ayuda objetiva de un consejero para que pueda obtener más herramientas y estrategias para negociar su estilo de asociación único.

El tipo de conflicto que tienes: en un artículo de 2017 publicado en la revista Current Opinion in Psychology, un equipo de investigadores descubrió que los diferentes tipos de conflicto a menudo requieren diferentes tipos de enfoques. Por ejemplo, encontraron que para problemas serios que tienen el potencial de ser cambiados, la “oposición directa” (por ejemplo, expresar enojo, adoptar una postura no negociable) puede ser la más efectiva. Mientras tanto, para argumentos que son relativamente menores, la “cooperación indirecta” (por ejemplo, minimizar el problema, enfatizar los aspectos positivos de la relación) puede ser más productiva. No es necesario que se pierda en las malas hierbas del diagnóstico aquí, solo recuerde el resultado: conócete a ti mismo y elige tus batallas.

# 5 Espere comprometerse

No, el compromiso no es una mala palabra. Si pueden encontrar puntos en común y llegar a acuerdos, sin violar sus límites o valores verdaderos, están ganando juntos y están haciendo algo saludable por su relación.

Por definición, los conflictos son incómodos, especialmente cuando ocurren con alguien con quien compartimos un vínculo íntimo. Pero no confunda la incomodidad con la disfunción; siempre que utilice las estrategias descritas aquí, puede salir de sus conflictos con una relación más fuerte y feliz.

 

Sobre la autora

Sara McEvoy, PT, DPT, es una doctora en fisioterapia con licencia y certificada por la junta que también es escritora profesional independiente. Ella investiga y escribe casi exclusivamente en el campo de la salud y el bienestar. Cuando no escribe, a Sara le gusta leer, hacer ejercicio, viajar y ser voluntaria en su Sociedad Protectora de Animales local.


Este blog proporciona información sobre telemedicina, salud y temas relacionados. El contenido del blog y cualquier material vinculado aquí no pretende ser, y no debe interpretarse como un sustituto, de un consejo, diagnóstico o tratamiento médico o sanitario. Cualquier lector o persona con una inquietud médica debe consultar con un médico u otro proveedor de atención médica debidamente autorizado. Este blog se proporciona únicamente con fines informativos. Las opiniones expresadas en este documento no están patrocinadas ni representan las opiniones de Nurx ™.

Volver