Regresa

¿Cuál es el papel del estrógeno en el cuerpo?

El estrógeno es una hormona esencial para el crecimiento y desarrollo del cuerpo femenino. El estrógeno conduce a muchos de los cambios que experimentan los cuerpos femeninos en la pubertad, como el crecimiento de los senos, la maduración del sistema reproductivo y el comienzo de la menstruación.

El estrógeno es producido por los ovarios, pero la glándula suprarrenal ubicada en la parte superior de los riñones también produce pequeñas cantidades. Esta hormona clave causa las diferencias físicas entre un hombre y una mujer, que incluyen:

  • Produce un ambiente en el útero que permite la fertilización e implantación del óvulo fertilizado durante cada ciclo menstrual.
  • Proporciona nutrición para el embrión temprano.
  • Relaja los ligamentos pélvicos, lo que lleva a una pelvis más ancha que facilita que la mujer conciba y mantenga un embarazo durante nueve meses.
  • Estimula el crecimiento del folículo del óvulo en el ovario.
  • Estimula el crecimiento de la vagina.
  • Aumenta la acidez vaginal, lo que reduce el riesgo de infecciones bacterianas.
  • Secreta lubricación natural.
  • Estimula el crecimiento del útero y las trompas de Falopio y participa en el desarrollo de los senos y la producción de leche.
  • Responsable de un cabello más permanente en el cuero cabelludo en las mujeres.
  • Promueve el crecimiento óseo.
  • Desempeña un papel importante en la modulación del estado de ánimo.

El papel del estrógeno en el anticonceptivo hormonal

Dado que el estrógeno es la hormona más importante que interviene en la ovulación, es una de las hormonas a las que se dirigen determinadas formas de anticonceptivo. Los métodos anticonceptivos hormonales combinados previenen el embarazo al controlar los niveles corporales de progesterona y estrógeno. Los niveles de estrógeno suelen estar en su punto máximo durante la ovulación, pero cuando una mujer usa anticonceptivos hormonales, sus niveles de estrógeno permanecen constantes. Esto ayuda a prevenir la ovulación, sin la cual no puede haber embarazo.

Volver